domingo, 11 de septiembre de 2011

FORZADORES

Curioso, ha sido el corrector ortográfico el que me ha inspirado a escribir este post, cuando estaba escribiendo la palabra "formadores" y me salió como opción forzadores y ahí me dije, heyy ya tengo nuevo post.

Una reflexión sin duda necesaria para todos teniendo en cuenta que hay muchas personas que fuerzan o forzamos situaciones y/o relaciones en una falta de respeto y empatía de primera categoría ¿Fuerzas a los demás a pensar como quieres por miedo a que descubran lo que eres?, ¿Cuánto hay de dogmatismo y/o superficialidad en tus relaciones con los demás?. De tus respuesta saldrá tu nivel de autenticidad.

Como de ejemplos vive el hombre, imaginad un formador en habilidades de comunicación para comerciales. Es curioso como se le llaman habilidades directivas cuando el propio formador se auto-inculpa en la práctica sin saberlo. Me explico, se auto-inculpa no por falta de experiencia que puede ser, sino por ausencia de metodología y pedagogía práctica.

Cierto que la propia autoexigencia e idealismo del formador puede llevarle a un estrés fuera de lo común y por tanto forzar a los demás a hacer algo imposible o que no está en ese momento alineado con los participantes ¿Qué diferencias entiendes entre forzar e influenciar?

Continuando con otro ejemplo familiar y/o conyugal que después veréis en el vídeo, imaginad a un padre o madre forzando, que no exigiendo, desde una creencia absolutamente limitante. En particular imaginad que por tradición familiar creéis que vuestro hijo tiene que aprender y dominar cualquier especialidad (no digo ninguna para evitar susceptibilidad) ¿Cuántos os veis reflejados o conocéis casos?, ¿Qué sientes cuando ves que fuerzas algo que es bueno para ti, aunque no para los demás?

Muchos padres, jefes, amigos, parejas, etc están constantemente forzando a vivir sus sueños egoístas e idealistas que no forman parte de la libertad, ni de la experiencia natural que cada uno tiene que seguir. En el forzar hay mucho de autoexigencia y de psicoburro por ser lo contrario al amor. 

En mi criterio, nacimos para caminar, errar, disfrutar y aprender a ver como somos capaces por nosotros mismos a salir adelante sin que nadie nos fuerce. Por supuesto olvidemos lo serio y juguemos porque la vida es demasiado intensa como para tomársela en serio.

Os deseo feliz semana, nos leemos en twitter con @DrMartos @DiTowanda

video

2 comentarios:

  1. Yo quiero SER Sirenito!!!!, me ha encantado el post y con el vídeo tus palabras cobran más sentido. Así ocurre a diario, una creencia y encimar forzar al otro puede cambiar el camino y la misión de una persona, increíble.
    Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Germán, mil gracias por tu aportación y sobre todo que te identifiques con Sirenito.

    Forzar no sirve nada más que para escapar al miedo, a lo estúpido que puede ser uno mismo cuando no se responsabiliza de su vida.

    Gracias y continuamos!

    ResponderEliminar