sábado, 20 de marzo de 2010

UNA SONRISA VALE MÁS QUE MIL PALABRAS

Que todos necesitamos una sonrisa amable en nuestras vidas es casi como que la primavera entre por fin con buen tiempo (será oficial aunque no lo parece). Mucho antes y con los calores de agosto de 2009 escribí con una sonrisa en la cara Sonríe te verán más guapo y prometí volver a escribir sobre la sonrisa y ha sido gracias a una inspiradora noticia que he leído sobre los japoneses que han vuelto por sus fueros con sus iniciativas tecnológicas de crear un sonrisómetro!

Veréis en Japón las cosas no se dejan a la casualidad, ni la sonrisa de los empleados parece ser. Una de las últimas tendencias es usar un escáner facial para enseñar a los vendedores a sonreír de la forma más adecuada. El profesor e inventor Joshihiko Kadokawa ha enseñado ya a 70.000 empleados de más de 70 empresas a sonreír con su sonrisómetro. Atención cuando visitéis los trenes de Tokio y en unos grandes almacenes por si veis la sonrisa "profiden versión japonesa"(La cámara mide los ángulos de la boca, los ojos para proyectar la imagen más agradable cara al cliente).

Ya se sabe que la primera impresión de una sonrisa jamás se olvida, por ello ¿Qué nos impide sonreír en actitud de servicio al cliente?, ¿Qué te provoca la sonrisa?, ¿Es realmente necesario llegar a estas herramientas tan digitalizadas?, ¿Os gusta la sonrisa sistematizada como en la peli Up in the air?, ¿Nos hace falta que nos enseñen a sonreír?, ¿Quienes son nuestros maestros?. ¡Probablemente si necesitemos estimularla!

Yo desde luego allá donde voy intento provocar, estimular la imaginación, la metáfora para conectar, ser cómplice de un guión de creatividad y soluciones ante las relaciones personales y profesionales. Estimulo que lo intenta la televisión a través de multitud de programas de humor (me reservo la opinión aunque tú dispones de maravillosas obras de teatro y libros). Propongo espolearnos un poco sacándolo mejor de nosotros desde nuestro corazón como si tuviéramos una cámara de fotos delante (Plantéale esto a un niño y verás!)

Observemos, escuchemos y sobre todo aprendamos de nuestros verdaderos maestros de la sonrisa honesta, nuestros niños. Verles cómo son capaces de sonreír, de expresarse, crecer y jugar (sin darle muchas vueltas) me hace pensar que tenemos que valorar que el verdadero talento de la sonrisa no está fuera en una fotografía de pose (¡patata!) sino en nuestra capacidad de ser con el corazón.

Os dejo este maravilloso y sabio poema de Gandhi que estoy seguro disfrutaréis con una sonrisa.

Una sonrisa no cuesta nada y produce mucho.
Enriquece a quienes la reciben, sin empobrecer a quien la da.
No dura más que un instante, pero su recuerdo a veces es eterno.

Nadie es demasiado rico para prescindir de ella.
Nadie es demasiado pobre para no merecerla.
Da felicidad en el hogar y apoyo en el trabajo.

Es el símbolo de la amistad.
Una sonrisa da reposo al cansado, a mima a los más deprimidos,
no se puede comprar, ni prestar, ni robar,
pues son cosas que no tienen valor, hasta el momento que se da.

Y si alguna vez se tropieza con alguien
que no sabe dar una sonrisa más, sea generoso, dele la suya.
Porque nadie tiene tanta necesidad de una
sonrisa como el que no puede dársela a los demás.

Mahatma Gandhi

10 comentarios:

  1. Gracias por el articulo. Especialmente fantastico el poema de Ghandi.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Johan por tu visita y dejar tu sonrisa. Te deseo que pases un gran día lleno de sonrisas mutuas!

    ResponderEliminar
  3. Hola Diego:
    Una sonrisa es un estado mental y por eso no se puede fingir. Igual que hay aparatos que miden la sonrisa también los hay que miden los ojos pare detectar si esa sonrisa es real o fingida. Cada día estamos un poco más cerca de Blade Runer, de eso no me cabe duda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el articulo. Yo creo todo de articulo a ser la verdad.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Josep Julián por tu aportación filmatográfica que sin duda destaca que estamos en un desarrollo tecnológico de primera categoria. Coincido contigo que desde nuestras entrañas sonreimos cuando entendemos o sabemos que todo está bien (al menos en ese instante que se toma la temperatura). Fingir con una sonrisa es un mal hábito que genera confusión a uno mismo y los demás.

    Un abrazo y un placer saber de ti en cada post.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Chet por tu opinión motivadora. Espero y deseo verte por el blog de vez en cuando!

    ResponderEliminar
  7. Las sonrisas indican espontaneidad y naturalidad, por supuesto las fingidas no valen.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Alejandro por pasarte. La espontaneidad en forma de sonrisa es un movilizador de malos momentos. Las fingidas sólo crean más distancia entre las personas por su falta de autenticidad.

    Un abrazo y un placer verte por el blog.

    ResponderEliminar
  9. Diego, estoy aprendiendo (como hago siempre en la vida), en este caso ingresando en tu blog y leyendo todo lo que tienes para expresar!

    Las sonrisas son, sin duda, la expresion positiva del alma! Es la expresion sincera (cuando lo es..) de un estado de animo positivo y natural. No hay cosa mas linda que poder sonreir, o reir, irradiando felicidad al mundo. De que otra manera se podria demostrar acaso? Como podemos demostrar que es un buen momento o un momento feliz? Piensenlo... no hay otra manera "de alma" para demostrarlo.
    Muchas sonrisas para todos!
    Monica

    ResponderEliminar
  10. Gracias Mónica por tus palabras motivadoras!

    La sonrisa cuando sale del interior es sincera es una autopista abierta a la naturalidad, a la frescura a abrir más posibilidades en las relaciones sociales y personales.

    Vinculamos casi siempre la sonrisa a un estado expresivo con la cara aunque me gustaria añadir que puede ser también en estado relajado, sólo falta dase cuenta cuando miras bien a los ojos de la otra persona. Hay tenemos uno de los momentos felices.

    Risas y sonrisas!

    ResponderEliminar