jueves, 7 de marzo de 2013

4 AÑOS DE PASIÓN


Cuatro años de entrega y pasión en el blog como hoy si fuera el primer día. Primera piedra que puso mi buen amigo y pedazo profesional Abdón Padrosa (magic webmaster). Personas como él te hacen sentir que estás arropado para emprender cualquier reto con seguridad.

Por eso hoy quiero festejarlo con vosotros, mis grandes cómplices por haberme hecho llegar tan lejos en este fabuloso blog. Gracias de corazón a los muchísimos seguidores visibles, a los curiosos, a los tuiteros, a los community manager y los que los siguen en silencio por las más de 160.000 visitas (el marcador empezó en junio 2010). ¡Que pasada!

Han sido cuatro años de muchas experiencias personales como la enfermedad en 2011 que me hizo poner el contador a cero para empezar una nueva mirada, una nueva madurez personal. Muchos momentos de agradecimiento a mi familia, especialmente a mi mujer por poner luz en mi vida.

En lo profesional agradecimiento también al equipo de Di Towanda por su entrega y compromiso en día a día con mis ilusiones y sueños. Especial reconocimiento para Toni Cantó por su generosidad sin limites en nuestro proyecto. ¡Toni eres un titán y un ejemplo para mi!

Y por supuesto vuestras estupendas opiniones e ideas me han ayudado a entender y rectificar porque hago lo que hago y con qué actitud día a día. Os aseguro que lo he saboreado porque escribir me ha requerido de mucha salud y perseverancia.

Siempre fui espontáneo en las ideas y rápidamente me puse al tajo sin perder la inspiración. Ni un segundo que perder cuando tiene abierto el corazón y las emociones más bellas. He tenido siempre ganas de compartir mi creatividad con el propósito de que os gustara, de estar conectado.

Ahora en estos tiempos espesos y difíciles me queda mucho por aportaros en la nueva web personal y siento que estoy en la confianza total de ser elegido en favorecer desde mi comunicación toda la buena energía y optimismo necesaria para los jóvenes, emprendedores y por supuesto la olvidada tercera edad.

Para lograr este cambio en la percepción social necesitamos de mayor cohesión social, potenciar los valores que nos unen y dejar de quejarnos puesto que tenemos la mala costumbre de mirar afuera sin equilibrar con la mirada interior. Sin hacer el trabajo interior no hay transformación.

¡Hasta siempre con gratitud en el corazón!
Aquí os dejo el link a un nuevo lugar mágico donde seguiré escribiendo nuevas e inspiradoras historias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario